ENTREGA GRATUITA
Sólo para usuarios registrados. Mínimo de compra: 69€ (solo 39€ para las entregas en Italia).

Milán, nuestra ciudad

Tech & Style, Milano.
No es casualidad que el slogan de Tucano incluya la ciudad donde todo ha comenzado y donde todavía hoy late el corazón palpitante de la empresa. De Milán se puede decir de todo y el contrario de todo. Se la puede amar y odiar con la misma intensidad. Pero no se puede negar la dosis de energía y trabajo que invade sus calles.
Esta es la historia de la historia de Tucano, en su ciudad natal.

Dos habitaciones en la calle Certosa

La primera sede de Tucano estaba compuesta por dos pequeñas habitaciones en la zona de la calle Certosa donde el fundador Franco Luini comienza su actividad. Estamos en 1981, aunque la empresa comienza oficialmente a mediados de 1985.
Desde afuera, es poco más que una oficina anónima y un almacén, pero dentro hay tantas ganas de hacer.

Via Columella y el Tucaribe

Ya en 1989 el espacio es insuficiente y Tucano se muda a la zona norte de Milano, por la zona de Viale Monza, en Via Columella.
Una vieja fábrica es puesta a nuevo y decorada para dar la acogida a los ‘Tucano’ como se debe. Antes que muchos nombres conocidos de Silicon Valley, Tucano dedica amplios espacios de la nueva sede para funciones ‘insólitas’ para la época. Por el ejemplo el ‘Tucaribe’, un área a disposición de los empleados y amigos para fiestas, cenas, proyección de películas, muestras, conciertos y juego de billar. El Tucaribe es la expresión del espíritu informal y casual que todavía hoy caracteriza a Tucano – según el cual los mejores resultados se obtienen en una atmósfera relajada y con gran complicidad.

De frente al Castillo

Dos décadas más tarde es tiempo de una nueva sede. La logística se mueve a una zona más grande y moderna en una estructura a las afueras de Milán, mientras el corazón latiente de la empresa – diseñadores, desarrollo de producto y el departamento comercial, encuentran su nueva casa en el número 19 de la céntrica Piazza Castello. El maravilloso palacio de finales del Ochocientos, hoy hospeda a Tucano, y se encuentra icónicamente entre dos símbolos de la ciudad: por un lado el histórico Castello Sforzesco, y por el otro la famosa escultura Ago, Filo e Nodo (Aguja, hijo y Nudo) de Claes Oldenburg, en Piazza Cadorna.

La flagship store

Al mismo tiempo que se muda a esa zona, Tucano inaugura su propio Flagship store en Piazza Cadorna, 4, a pocos pasos de la nueva sede. Sobre otros 200 m2, la tienda proyectada por el arquitecto Roberto Paoli (por largo tiempo el jefe del departamento de estilo) remarca toda la riqueza de la gama Tucano. Aún hoy se puede ver y tocar todas sus declinaciones gracias al centenar de artículos disponibles. En esta flagship store, Tucano también muestra un anticipo de los nuevos productos que se lanzarán al mercado. Además, esta tienda, se transforma muchas veces en un ambiente ideal para eventos de Tucano, como aquél en ocasión de la Design Week de Milán. Esto es una de nuestras formas de crear diálogo directo con el público objetivo y mostrar en vivo el concepto Tucano en la ciudad donde trabajamos y vivimos